Cómo seleccionar y sembrar un árbol para tu jardín


Existen muchas maneras de celebrar el día del Planeta Tierra, pero la siembra de un árbol sigue siendo la actividad favorita para la mayoría de las personas.

La siembra de cualquier tipo de árbol tiene numerosos beneficios para el Planeta. Los árboles no sólo mejoran la calidad del aire, sino que controlan la erosión del suelo, filtran los contaminantes, reducen la cantidad de bióxido de carbono y liberan oxígeno al ambiente. Asimismo, embellecen nuestro entorno, aumentan el valor de nuestras propiedades, aíslan ruidos y reducen la temperatura en días calurosos.

SELECCIÓN

Afortunadamente, podemos escoger el tipo árbol más ajustable a nuestras necesidades, siempre y cuando nos comprometamos con su mantenimiento. En lugares tropicales como Puerto Rico, podemos sembrar árboles frutales como anón, guanábana, almendro, corazón, cacao, entre otros. Otro tipo de árboles podría ser el Malagueta, Capá Prieto, Eugenia, Guayacán, Maga, Mangle y Tintillo. Dependiendo de tu país y región, es importante que te familiarices con los árboles nativos y te orientes sobre sus cuidados.

Antes de seleccionar el árbol, es de suma importancia considerar los siguientes factores: su lugar de siembra, su espacio y su propósito. Cuando conocemos de antemano cómo es el desarrollo del árbol y su tipo de copa se nos hará mucho más fácil seleccionar la especie.

La copa de los árboles se clasifican en: columnar, palma, redonda, ovalada, variable y sombrilla. Por ejemplo, si nos interesa sembrar árboles para nuestra privacidad, lo más conveniente sería seleccionar aquéllos de copa columnar, como el árbol de Eugenia. Si estamos buscando sombra, los árboles de copa variable, ovalada o sombrilla serían más adecuados.

árbol para tu jardín

SIEMBRA

Una vez seleccionado el árbol, asegúrate de sembrarlo correctamente para que tenga un desarrollo saludable y puedas beneficiarte de él lo antes posible:

  1. Remueve el árbol del envase o bolsa en que viene y colócalo en agua de tres a seis horas. Evita alterar las raíces.
  1. Quita toda la hierba en un área de 3 pies de circunferencia.
  1. Haz un hoyo más grande que el envase donde viene el árbol, para que las raíces puedan crecer.
  1. Planta el árbol hasta donde esté el crecimiento de sus raíces. Cerciórate que el tronco esté derecho.
  1. Coloca firmemente con el talón la tierra que sobra alrededor del árbol, pero no demasiado apretada.
  1.    Remoja la tierra y cúbrela con hojas secas para proteger las raíces.

Por lo regular, los árboles se desarrollan mejor sin estacas. Éstas son necesarias sólo para: proteger el tronco de maquinarias, impedir movimiento excesivo durante el desarrollo de nuevas raíces y sostener un tronco débil.

RIEGO

Es importante el riego regular del árbol, sobre todo en sus primeros años de desarrollo y en época de sequía. Si utilizas viruta o cualquier otro material para retener la humedad entonces necesitará riego abundante una vez por semana.

PODA

Recuerda que según el árbol crece y desarrolla sus ramas, la poda será parte de su mantenimiento regular. La poda contribuye a mejorar su apariencia y forma; disminuye los daños y el peligro durante tormentas; reduce peligros a personas y propiedades; y elimina ramas rotas o viejas para evitar la entrada de plagas y enfermedades que puedan afectar al árbol.

Fuentes consultadas:

Árboles…más árboles del Fideicomiso de Conservación de Puerto Rico.

Language

Buscar

Social

Get our best articles delivered to your inbox.

  • Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.