Cómo cuidar de tus plantas mientras estás de viaje


Para un garden lover, irse de viaje representa un proceso de planificación adicional a la preparación de su equipaje. Ya sea por vacaciones o trabajo, tomamos en consideración cuánto tiempo estaremos fuera de nuestro hogar para saber qué haremos con nuestras plantas.

Si es un viaje corto, de una semana o menos, estamos seguras que nuestras plantas sobrevivirán sin nuestra atención constante. Incluso, podrían tener hasta mejor apariencia cuando regresemos.

La preocupación aflora cuando nos vamos por más de diez días, y sabemos que tendremos cultivos en el huerto que necesitarán atención para cosecha o para controlar sus plagas. Igualmente, con las plantas florecedoras o hierbas aromáticas que necesitan de riego continuo.

Así que si ya estás planificando tus próximas vacaciones de verano, comparto contigo cinco soluciones para que tus plantas sobrevivan tu ausencia:

  • Coordina con un garden sitter. Si puedes lograr que alguien de tu familia cuide de tus plantas eso sería fantástico. Pero en ocasiones es mejor liberarlos de esta responsabilidad para evitar decepciones al regreso.

Si entiendes que cuidar de tus plantas podría representar un reto para alguno de tus familiares, coordina con amistades de confianza. Si son garden lovers, mejor. Déjale instrucciones especiales para aquellas plantas delicadas, y qué hacer si hay frutos listos para cosechar o cómo debe proceder ante una plaga.

  • Coloca tus plantas en una pileta o recipiente. Puedes crear un tipo de tina para acomodar las plantas pequeñas o medianas que estén sembradas en tiestos de barro o piedra. En el fondo de la bañera, coloca gravilla y sobre ella tierra húmeda o peat moss. Acomoda los tiestos. Las plantas absorberán el agua a través de los poros de los tiestos según vayan necesitando humedad.
  • Aleja las plantas de las ventanas. Muévelas de las áreas soleadas y pásalas a otra parte de la casa que sea fresca y con sombra la mayor parte del tiempo. Quítales las hojas marchitas y los capullos. Las plantas sin capullos necesitarán menos agua.
  • Crea un invernadero para plantas grandes. Utiliza el plástico donde viene la ropa limpia de la tintorería (laundry) y crea un efecto de invernadero. Échale agua a la planta y colócala dentro de la bolsa. Utiliza una estaca o vara para evitar que la bolsa caiga sobre las hojas y de una vez te ayude a sujetar el cierre con un cordón. De esta manera el agua no podrá evaporarse y mantendrá a la planta húmeda.
  • Absorber por sorbetos de tela. Para las plantas que están en tiestos plásticos, utiliza un cordón de tela absorbente. Podrían ser las tiras del mapo o trapeador (limpio), humedécelo y entierra uno de los extremos en el tiesto. El otro extremo, colócalo dentro de un recipiente lleno de agua. Las plantas absorberán a través de ese cordón.

En los centros de jardinería encontrarás productos especiales para mantener hidratadas tus plantas por largos periodos. Antes de irte de viaje, riega profundamente cada planta. Elimina las plantas marchitas, cosecha todo lo que puedas y asegura tus tiestos y recipientes por cualquier inclemencia del tiempo que pueda ocurrir mientras estés fuera.

¡Y por supuesto, disfruta de tu viaje!

Fuentes consultadas: Grow it! An Indoor/Outdoor Gardening Guide for Kids de Erika Markmann

Language

Buscar

Social

Get our best articles delivered to your inbox.

  • Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.