Escoger colores de pinturas


Hay pocas decisiones que impactan tan pesadamente el ambiente de tu casa como la elección del mejor color para tus paredes. El color óptimo puede abrir e iluminar el área por reflejar la luz de una manera que completamente cambia una habitación.

Considerar el espacio

Es importante considerar el espacio específico que pintarás, en lugar de pensar en los colores de las pinturas en sí. Tal vez ames el azul eléctrico, por ejemplo, pero si falta la luz natural en la habitación, el color puede acabar más oscuro de lo que querías. Los muebles en la habitación, el tamaño de los techos, y la cantidad de luz todos pueden tener un impacto fuerte en cómo el color de una pared aparece. Mensaje principal: los colores de las paredes no existen en un vacío—considéralos en relación con el resto del espacio.

Crear un ambiente

¿Qué ambiente esperas crear en cada habitación? Cada color tiene su propia personalidad, que instila un ambiente en la habitación. Los colores vibrantes tienen una vitalidad que le dan vida a una habitación, mientras los colores más oscuros añaden una profundidad dramática. Con ambos, lo más claro el color, lo más sutil el efecto, y la habitación se vuelve más tranquila. Decidir el ambiente ideal lo hace más fácil reducir las opciones.

Encontrar la tonalidad mejor

Haber elegido el color general sólo es la mitad de la batalla—elegir la tonalidad precisa es justo tan importante. El tinte, el valor, y la saturación son diferencias sutiles que pueden tener un efecto poderoso en el impacto total de una pared que contrasta con la decoración, una habitación, o el color del hogar. El tinte de una pintura es el color más general, mientras el valor describe la luminosidad del color, y la saturación indica lo vívido del color. Los cambios a estas cualidades pueden hacer tonalidades del mismo color completamente diferentes, dejándote personalizar tu color preferido para quedar bien a tu hogar.

Iluminar el espacio

Mientras estás perfeccionando el color elegido, piensa en las fuentes de luz en la habitación. Tintes diferentes de iluminación pueden crear un arco iris de un solo color, con cada fuente de iluminación provocando un cambio en la apariencia del color, tal como una prenda de vestir puede parecer púrpura bajo el alumbrado incandescente de una tienda y negra cuando la quitas de tu coche a plena luz del día.

Cuando estés listo para comprar las pinturas, asegúrate de que pruebas tu pintura en las cajas con luces diferentes. Así puedes prever cómo aparecerá la pintura en realidad, si la habitación es iluminada por luz natural, incandescente, o fluorescente. Para reconfirmación, trae las muestras a tu casa para colgar en cada pared. Así sabrás exactamente lo que debes esperar, sin el lío de devoluciones y el dinero malgastado.

Con estos consejos en mente, tu hogar será recién pintado y personalizado en cuestión de segundos.

-The Editors

 

Language

Buscar

Social

Get our best articles delivered to your inbox.

  • Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.