Hablamos sobre la depresión


El año después de que nació mi bebé era difícil. Experimenté altibajos emocionales intensos, que a menudo se convirtieron en estallidos violentos. Estaba desalentada, paranoica, y tan enfadada. Pensaba que “debo estar llena de alegría con el nacimiento de mi primer bebé.” Había tenido cuatro abortos espontáneos, ¿así que por qué no estaba feliz finalmente tener un bebé? ¿Qué me pasaba?

Seis meses después de que me empecé a sentir así, mi mamá me dijo, “creo que tu abuela sufrió de algo así. A veces, solo gritaba.”

Mi papá me confió que mi propia madre había experimentado algo parecido. Él explicó que mi madre estaba “subiendo las paredes” cuando mi hermana y yo éramos jóvenes. Siempre reconocía los indicios, y nos sacaba de la casa a veces para dar a nuestra mamá algo de espacio para sí misma. “En aquellos tiempos no tuvieron palabras para describirlo,” mi papá me dijo.

¿Las palabras? La depresión posparto.

Por lo general no se dice en voz alta la palabra depresión en la comunidad hispana. De hecho, sólo me enteré de que mi abuela, mi mamá y quizás algunas de sus hermanas sufrían de esta enfermedad después de cumplir 40 años. Escribir esto ahora me da un poco de ansiedad porque no quiero avergonzarle a nadie, pero después de sufrir sola durante tanto tiempo, sé que la mejor cosa que podemos hacer es hablar sobre la depresión, abiertamente y a menudo.

Según la National Alliance of Mental Illness (Alianza Nacional de Enfermedades Mentales) o NAMI, las enfermedades mentales comunes entre latinos incluyen el trastorno de ansiedad generalizada, el trastorno depresivo mayor, el trastorno por estrés postraumático (TEPT ), y el alcoholismo. Las investigaciones han demostrado que como una comunidad, los latinos son menos probables buscar tratamiento para la salud mental y son más probables ser diagnosticados erróneamente. ¿El antídoto? Infórmate y busca ayuda.

Yo finalmente busqué ayuda de un naturópata que me prescribió medicamentos, y después de tres años gradualmente los dejé. Hasta el día de hoy, soy híper vigilante sobre cualquier indicio de la depresión. Por lo menos ahora sé dónde puedo buscar ayuda.

Parece que hay una reticencia general a buscar ayuda por una enfermedad mental en la comunidad latina. En un momento de su vida, Terry Patterson experimentó la depresión clínica, sintiéndose triste y despreciable. Se había muerto su madre mientras que estaba embarazada de su niña, y aunque algunas de sus tías le llamaban por teléfono para vigilarla, no expresó sus sentimientos verdaderos.

“Me sentía avergonzada de cómo me sentía e insistí en que estaba bien, que todo iba bien. En cuanto a ellas, sabían que estaba triste con la muerte de mi mamá, pero feliz con mi bebé y mi matrimonio,” dice Terry. “¿Por qué les revelaría que las cosas no iban bien, especialmente que estaba teniendo pensamientos suicidas? No quería que pensaran que yo estaba loca. Eran muy religiosas. No quería que me condenaran.” Terry tenía tanto miedo de que los otros pensaban que estaba loca y que no podía cuidar de sus niños que tardó un tiempo antes de contarle a su esposo como se sentía. Terry recuerda que “literalmente empecé diciendo, ‘no pienses que estoy loca, pero…’ Hizo lo que pensé que haría. Me dijo que necesitaba llamar al médico inmediatamente. No quería llamarle en absoluto. No sé si fue el orgullo o la vergüenza—lo que fuera, no podía pensar en revelar algo así a otros.”

Terry finalmente habló con el médico de su familia y le dio un prescripción. Ella tomaba medicamentos durante dos años. Su esposo estaba consciente de su condición e hizo un esfuerzo extra para ayudar en la casa y con los niños. Con su médico, buscaba algo que podía hacer que le daría un propósito nuevo en la vida. Empezó a enseñarse programación de computadoras, algo que le dio oportunidades nuevas y una satisfacción de un logro.

Sonia, alias Babushka, una bloguera latina en Babushka’s Baile, experimentó algo que ninguna madre debe tener que sufrir: la hospitalización de su hija en un estado inconsciente y catatónico causado por la depresión severa relacionado con su estrés. Sonia acudió a su comunidad para ayuda.

“Nadie dio un paso al frente para ayudar, ni había sugerencias, ni recomendaciones, ni nada,” recuerda Sonia. “En una cultura que se enfoca en la familia, la solidaridad, los opiniones y ser vocal, el silencio era permanente en el rincón latino.”

Sonia recibió apoyo de NAMI, y atribuye el silencio al tabú de las enfermedades mentales en la comunidad latina. En respuesta, ella creó la campana #StopTheStigma (Para el estigma) con publicaciones blogueras, seminarios por Internet, eventos, discusiones en el Internet y un programa de radio para llamar la atención al problema.

Sonia dice, “Las enfermedades mentales todavía son enfermedades. Como las enfermedades de diabetes y cáncer, la percatación y la educación de las enfermedades mentales son vitales. Muestra compasión, aprende sobre las dificultades de la otra gente, no escondas sus cuentos.”

“El orgullo o la vergüenza no deben ser parte de la ecuación cuando se trata de tu bienestar mental,” dice Terry. “Se requiere mucha fuerza interna y firmeza para llegar a la conclusión de que no puedes luchar esta batalla sola, así que encontrar el apoyo necesario es el camino seguro hacia la recuperación.”

Si tú o alguien que conoces está experimentando depresión, aquí están algunos consejos de NAMI:

  1. No tengas miedo de contactar a alguien si tú o alguien a quien conoces necesita ayuda. Aprende todo lo que puedas sobre la salud mental – infórmate.
  2. Contacta a tu compañía de seguro de salud, tu médico de atención primaria o la autoridad local para la salud mental para más recursos.
  3. Contacta a la línea de ayuda de NAMI para enterarte del apoyo y los servicios que están disponibles en tu comunidad a 800-950-NAMI para más información en inglés y español o en Internet a  www.nami.org.
  4. Si tú o alguien a quien conoces necesita ayuda de inmediato, debes llamar al National Suicide Prevention Lifeline (línea de ayuda nacional para prevenir el suicidio) a 1-800-273-8255 o 911.

Puedes encontrar otros indicios de la enfermedad mental en el website de NAMI.

Busca los hashtags #StopTheStigma y #IamStigmaFree en los medios sociales. Puedes descargar la app de NAMI para el iPhone o Android para compartir tu cuento anónimamente. En español: Que es depresión

Translated by / Traducido por Bill O’Connor

Language

Buscar

Social

Get our best articles delivered to your inbox.

  • Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.