Helado chocolate mexicano


Ingredientes

  • 1 taza de queso cottage (cremado y batido) a mínimo de 4% grasas de leche
  • ½ taza de leche de almendra sin endulzar
  • 3 cucharadas de azúcar moreno, compacta
  • 3 cucharadas de cocoa en polvo sin endulzar
  • 1 cuchara de extracto de vainilla
  • 1 cuchara de aceite de coco o maní de cacahuete
  • 2 cucharadas de pacanas picadas y tostadas
  • Toque de canela
  • La receta entera rinde aproximadamente 1 y ¾ tazas antes de congelar

Direcciones

  1. En una licuadora, mide el queso cottage, leche de almendra, azúcar morena, cocoa en polvo, extracto de vainilla, y aceite de coco o maní de cacahuete. Mézclalos en la licuadora hasta que queden sin grumos. Vierte la mixtura en un bol, tapa con plástico transparente y colócala en el congelador durante una hora, mezclando después de 30 minutos.
  2. A eso de 20 minutos antes de servir, precalienta el horno a 350 grados Fahrenheit. Tosta las pacanas durante nueve o diez minutos. Mezcla el helado y pon las pacanas y un toque de canela encima para añadir sabor. La receta entera es 570 calorías y 32 gramos de proteína con el aceite de coco o 563 calorías y 33 gramos de proteína con el maní de cacahuete. (Compara estos datos nutricionales con los del helado sabor Red Velvet Cake, el cual tiene casi dos veces las calorías y sólo la mitad de la proteína. 
  3. Esta receta se puede comer de inmediato, todo en una sesión—o la puedes guardar en el congelador para una emergencia cuando necesites saltarte de una pinta de helado.

No te diré que dejes de comer helado. Nunca haría eso. Yo evitaré comer el postre durante seis días consecutivos, y entonces, en el séptimo día, comeré una galleta de chispas de chocolate de 1000 calorías sin remordimiento. Porque yo me entiendo a mí (y a ti, otro amante de postre) bastante bien para saber que no hay sustituto para el postre verdadero. Ahórrame las galletas dietéticas y su más frecuente pero mediocre satisfacción; soy discípula de la gratificación retrasada pero completa.

Dicho esto, las cosas no siempre pasan como las planeas. Inevitablemente hay veces, durante una semana difícil quizás, cuando quieras tener tu pastel (o helado, como sea) y comerlo también. Consideremos el lunes pasado, por ejemplo. Después de algunos cócteles durante la hora feliz, y una cadena de eventos desafortunados, la noche acabó a eso de las cuatro por la mañana y yo estaba sentada en la mesa en la cocina, bebiendo una pinta entera (y derretida) de Ben & Jerry’s helado sabor Red Velvet Cake del envase en exactamente tres minutos. ¿Había incluido eso en mi plan para una dieta balanceada? No. ¿Parecía que en ese momento lo que necesité más que nada fue 56 gramos de grasa y 92 gramos de azúcar en el estómago? Claro. ¿Pero—habría comido una alternativa no tan destructiva si hubiera sido disponible? Mhmm.

Eso es lo bonito de comer emocionalmente. Ya que lo que en realidad estás haciendo es responder a los impulsos de tu cerebro de lagarto, no hace ninguna diferencia si tu autopiloto de indulgencia es algo tan mal para ti que arruina tu semana entera de comer saludablemente, o algo como este helado hecho en casa con más proteína, menos calorías, cocoa, pacanas, y queso cottage. Tu cerebro de lagarto no es gourmet. Pero tengo que decir, creo que hasta un gourmet mamaría la cuchara para éste: cremoso, agridulce, y con una profundidad de sabor que no es poca sofisticada creado por pacanas frescamente tostadas y un toque de canela. Es tan bueno que tal vez te olvides de que es la opción más saludable.

Language

Buscar

Social

Get our best articles delivered to your inbox.

  • Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.