Jardineria de bricolaje: Consejos para cuidar de las plantas de aire


Las plantas de aire son otra tendencia que está de moda nuevamente, como los zapatos de gamuza. Una vez chic antiguas, estas plantas versátiles se disfrutan por su apariencia estrafalaria y su poco mantenimiento—y son fáciles de verdad: No requieren tierra. Raramente hay que regarlas. Y ya que sólo usan sus raíces para anclarse a una superficie, las puedes poner a cualquier parte.

Traer una planta de aire a casa

Las plantas de aire oscilan de hojas gruesas y coloridas hasta espinas estrechas y blancas. Todas son baratas. Puedes comprarlas individualmente, o si no te puedes decidir, escoger un empaque variado. También son populares—aunque cuestan más—los adornos florales en envases de vidrio que se llaman “aeriums.”

Las plantas de aire sólo usan sus raíces para fondearse. En las tierras desoladas, puede ser los árboles, las rocas, o el alambre. Pero dentro de un hogar pueden posarse en un escritorio, en la esquina de un gabinete, o cualquier cosa si la fijas con pegamento no soluble. La única advertencia es no ponerlas en una ventana que mira hacia el sur donde el sol intenso las resecará. Lo más importante de cuidar de una planta de aire es que quede húmeda. Cuando primero compres o recibas de compra por correo tu planta de aire, remójala en un tazón de agua durante 30 minutos. Cuidadosamente sacude el agua excesiva.

Mantener contenta una planta de aire

Después de remojarla inicialmente, recuerda el color de la planta y la textura gruesa y el espesor de sus hojas. Tu planta es así cuando esté feliz. En una casa seca y con aire acondicionado, hay que remojar la mayoría de las plantas de aire durante 10 minutos cada semana. Si tienes tu planta en un aerium, bastará rociarla con una botella de agua cada semana durante un rato. Si la planta empieza a perder su color, o los bordes de las hojas se ponen marrones o se enrollan, remójala durante 30 minutos y recuperará su brillo. Nunca uses agua destilada—las sales dañarán la planta. Lo mejor es usar el agua filtrada o del grifo que se ha desclorinado por la noche.

El fertilizante es opcional. Sin embargo, apresura la época de floración de la planta y le ayuda a la planta a producir nuevas plantas de sus hojas, que se llaman “pups” (“crías”). Usa fertilizante de bromelia u orquídea a un cuarto de lo que se recomienda, porque las plantas de aire son susceptibles a la fertilizante de sobra. Las plantas de aire sólo florecen una vez durante sus vidas, y por aquella época florecen las crías. Se pueden quitar las crías cuando alcancen un tercio o una mitad del tamaño de la mamá planta. También puedes dejar las crías en la mamá planta hasta que se conviertan en una “clump” (“mata”) grande, una colección de muchas plantas que se anclan la una a la otra. Corta el follaje muerto de la mamá planta. Después de una época de floración, finalmente morirá, pero posiblemente no durante un rato. Una sola planta te puede dar un jardín de crías.

Si compras una cantidad de plantas de aire, es una buena idea invertir en el libro de Zenaida Sengo Air Plants (Plantas de aire). Da información detallada para cuidar de cada tipo de planta de aire y está llena de ideas para exponerlas.

Rescatar una planta de aire que está muriendo

Si descuidas a la planta durante varios meses, no te preocupes. A veces todos estamos ocupados. En tanto que haya un toque de verde en las hojas, puedes rescatarla. Remoja una planta de aire agonizante durante una noche entera. Después de varios días, remójala otra vez, pero sólo durante 3 o 4 horas y entonces empieza un programa de riego. Lo más probable es que recupere y te de crías. Lindas, de cuidado fácil, y muy flexibles, las plantas de aire son perfectas para los novatos que quieren un poco de la naturaleza en su casa o su trabajo.

Language

Buscar

Social

Get our best articles delivered to your inbox.

  • Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.