La Artritis y la Jardinería


Se estima que para el 2030, alrededor de 67 millones de personas adultas en los Estados Unidos serán diagnosticadas con artritis. Como posible consecuencia, se proyecta un aumento en las limitaciones de las actividades cotidianas. El 64 por ciento de los casos serán mujeres.

Se denomina artritis a las más de 100 enfermedades que afectan las articulaciones provocando dolores y, en algunos casos, incapacidad. La fibromialgia y la artritis reumatoidea son algunas de las manifestaciones más comunes de la artritis, aunque la osteoartritis es la más común. Ésta consiste en daños en el cartílago y los huesos, provocando dolores en la espina, las caderas, las rodillas y las manos.

El dolor y el desánimo que pueden provocar la artritis hacen pensar a quienes la padecen que ya no podrán realizar ciertas actividades físicas y pasatiempos como la jardinería. Sin embargo, no tiene que ser así. Es posible continuar cultivando y manteniendo un jardín si se usan métodos diferentes, se cambian los diseños del jardín, se seleccionan plantas de cuidado más fácil y se utilizan las herramientas adecuadas. La jardinería puede ser un ejercicio saludable para quienes padecen de la condición, aunque prolongar la actividad puede provocar inflamaciones y dolor.

Ocho consejos de siembra cuando se tiene artritis:

  1. Cambia de postura y tarea. Cada 30 minutos realiza el cambio. Por cada hora de trabajo se deben tomar 15 minutos de descanso que permitan la relajación de las manos, los hombros y las rodillas.
  2. Pregúntate qué quieres hacer en el jardín. La planificación evita el encontrarse con tareas complicadas. Además, al saber lo que quieres hacer puedes llevarte todos los materiales que necesitas de una sola vez y evitar los viajes innecesarios. Programa las tareas en las cuales necesitas ayuda, como por ejemplo: comprar y cargar bolsas de composta o tierra, llevar una carreta y llevar envases de agua para regar las plantas, entre otras.
  3. Simplifica la siembra. El cultivo de plantas cuyo mantenimiento sea sencillo es muy importante. Una alternativa incluye comprar árboles de frutas que ya hayan sido sembrados en una maceta de manera enanizante, por lo que el crecimiento estará restringido y es más fácil recoger sus frutos.
  4. Utiliza mesas y bancos. En el caso de los vegetales se pueden utilizar bolsas de crecimiento colocadas en una mesa o banco, en vez  de cultivarlos en el suelo y tener que doblarse completamente para recoger el fruto.
  5. Mantén tu postura. Esto es esencial para evitar dolores o hinchazón. Aunque se recomienda que utilices un banco con respaldo, si tienes que arrodillarte hazlo doblando una sola rodilla, y, de ser posible, utiliza un cojín.
  6. Piensa en cada parte de tu cuerpo. Si tienes que excavar terreno utiliza una pala liviana con agarre largo que no requiera el doblar la espalda demasiado. La tierra suele adherirse en las palas de carbón haciendo más peso, por lo que es mejor utilizar palas de acero inoxidable. Al sembrar, también debes utilizar herramientas en vez de usar las manos para hacer espacio, así sea en una maceta.
  7. Mantenimiento de herramientas. Las tijeras de plantas deben ser livianas, cortas para plantas accesibles y de agarre largo para árboles o plantas altas. Los podadores deben estar bien afilados para evitar pasar más trabajo.
  8. Utiliza herramientas ergonómicas para jardinería. Sino, escoge herramientas livianas. Puedes adaptar las que ya tienes añadiendo una cubierta de goma en los mangos, lo que reducirá la tensión en los nudillos y las sacudidas de las articulaciones. Intenta también utilizar herramientas diseñadas para niños.

Fuentes: Arthritis Foundation y CDC.gov

* Recopilado y editado por Perla Sofía Curbelo Santiago y Anuchka Ramos Ruiz

Language

Buscar

Social

Get our best articles delivered to your inbox.

  • Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.