Por qué no dejaré que mi fertilidad dicte mi vida


Tengo 31 años de edad. No me considero vieja en lo absoluto, pero aún vivo en una sociedad donde constantemente el tiempo está acabando y mi fertilidad bajando. Estoy felizmente soltera sin ningún ajoro o señal para casarme pronto. Aunque me encantaría conocer al amor de mi vida y comenzar una familia algún día, me niego a dejar que mi útero dicte mi vida amorosa – mucho menos mi vida entera.

Vivimos en un mundo que siempre nos está recordando que debemos tener nuestros hijos durante una época específica de nuestras vidas – tú sabes, antes de que se expire nuestro “reloj biológico” de la fertilidad. Frecuentemente nos dicen que tenemos solamente esta ventanita de tiempo para quedarnos embarazadas con mayor facilidad.

No puedo ni mencionarte la cantidad de mujeres treintonas brillantes, fuertes y profesionalmente exitosas que están con este estrés de que posiblemente no podrán tener hijos algún día. No las puedo juzgar, porque las entiendo. Esta presión es real. De hecho, ni voy a fingir de que no tenga el deseo de algún día procrear. Solo digo, que no quiero que esto rija todas las decisiones de mi vida en estos momentos. Tampoco voy a quedarme en relaciones o acelerar el proceso de una relación con alguien simplemente por la urgencia de casarme y tener hijos.

¿Mencioné que el término “reloj biológico” en realidad fue creado por un periodista en 1978? Este término que se refiere a la fertilidad limitada de una mujer que disminuye con la edad, fue utilizada por primera vez por el periodista de la publicación “Washington Post”, Richard Cohen. El artículo completo se dedica a explicar cómo las mujeres con el tiempo se desesperan por convertirse en madres.

Hasta el mismo autor, hoy admite que él probablemente no escribiría el artículo igualmente si se lo pidieran hoy día, por la razón de que los hombres también tienen “una fertilidad limitada”.

Pero realmente no tengo un problema con este artículo en particular”, le dijo a otro periodista del “Washington Post” en el 2016. “Es un hecho biológico.”

Es cierto que la fertilidad no les afecta a los hombres de la misma manera que a las mujeres, pero queda claro que los hombres no pueden tener hijos a cualquier edad. Tal vez de esto no se hable mucho, pero la fertilidad de un hombre ciertamente declina con la edad, lo cual significa que los hombres también tienen un “reloj biológico”.

Estudios científicos han determinado varias cosas que le pasan a los hombres mientras envejecen. El conteo de espermas y los niveles de testosterona bajan, lo que significa que eventualmente experimentarán la disminución de su libido y la disfunción eréctil. Por otro lado, hombres que tratan de procrear después de cierta edad, corren el riesgo de que su hijo o hija nazca con alguna condición de salud o con la alta probabilidad de que desarrolle una. Eso sí – mientras que los cambios sí ocurren a una edad más avanzada para los hombres que para las mujeres, no es solamente después de sus 60 o 70 años de edad como nos habían dicho anteriormente. La fertilidad de un hombre puede comenzar a verse afectada tan pronto lleguen a los 40. Y de todos modos, no conozco a algún hombre en sus treinta y pico años, ni si quiera al principio de sus 40, estresándose sobre su probabilidad de tener hijos.

Yo no he conocido a un hombre que lamente sobre sus relaciones casuales o la terminación de sus relaciones serias que no llegó a la procreación. En otras palabras, no es típico encontrar a un hombre que busque relaciones de acuerdo a su “reloj biológico”. Por decir más, la mayoría de los treintones y cuarentones ni si quiera están estresándose sobre si conocerán a la mujer de su vida o si en algún momento experimentarán lo que es ser padre. Muchos de ellos están simplemente viviendo sus vidas, confiando en que el matrimonio y la paternidad le tocará eventualmente.

No estoy diciendo que es malo ser proactivas con su fertilidad. De hecho, la congelación de óvulos está de moda, especialmente en los Estados Unidos. Es como un seguro para tu fertilidad. La revista Time había reportado que la agencia de fertilidad EggBanxx estima que unas 76 mil mujeres congelarán sus óvulos antes del 2018. Pero la congelación de óvulos es cara y yo no trabajo para una corporación, como Facebook, que cubre este costo para sus empleadas.

No estoy diciendo que algún día no decidiré ser más proactiva. Tampoco estoy diciendo que estaré sintiéndome igual a los 35 años de edad. Sólo comento que, en estos momentos, a los 31 años, me niego a tratar mi cuerpo como una bomba de tiempo. No resolveré ni tomaré decisiones desesperadamente en mi vida amorosa solamente para subir mis posibilidades de ser madre. Mi valor no se basa en si tendré hijos y mi felicidad ciertamente no gira alrededor de eso.

Language

Buscar

Social

Get our best articles delivered to your inbox.

  • Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.