8 razones para sembrar rábano en tu huerto


El rábano (Raphanus sativus) pertenece a la familia de las Crucíferas. Se considera proveniente de la China. Como dato interesante, los egipcios y babilonios ya consumían esta hortaliza hace más de 4,000 años.

El radish o rábano se clasifica por su forma y color. También se distingue por la época del año. El rabanito de primavera, es de tamaño no muy grande y se consume crudo. Tiene forma esférica, ovalada o cilíndrica. Su color es rojo o rosado y su interior es blanco, a veces con puntitos rosados. Resulta ser una hortaliza llamativa para grandes y pequeños. Tiene un sabor ligeramente picante, el cual sorprende, pero ya luego del primer bocado, pasado con agua, nos acostumbramos. Puedes quitarle la cáscara para reducirlo. Le ofrece variedad y textura a las ensaladas, pero también lo puedes cortar en rebanadas muy finas y tostar para servirlos como chips con sal y pimienta.

Su siembra es muy fácil, y su cosecha muy divertida. Le gusta el terreno suelto y rico en materia orgánica. Esto facilita su desarrollo pero también su cosecha cuando lo halas por el follaje hacia arriba. Es como si sacaras un conejo de un sombrero, y esa sensación ‘mágica’ nos encanta a todos.

Siémbralo con la lechuga romana, pues se llevan muy bien. También con el perejil. Puedes preparar semilleros que germinarán entre tres a diez días, como también conseguir las plántulas en un vivero.

Si es semilla, cúbrela con ½ pulgada de sustrato; cuando germinen, siembra las plántulas a una distancia de una a dos pulgadas. Puedes intercalar la siembra con la lechuga. Es un cultivo estupendo para macetas. La mayoría de los rábanos están listos en 30 días o menos.

Cosecha cuando empieces a notar una pulgada de su cáscara sobresalir de la tierra. Para una mejor conservación, elimínale el follaje, pues éste contribuye en su disecación; se conserva hasta siete días en el refrigerador.

Aquí ocho razones para sembrarlo en tu huerto:

  1. Tiene un bajo contenido calórico y mucho contenido de agua, por lo que lo hace un excelente diurético.
  2. Interviene en la formación del colágeno, los huesos y dientes.
  3. Contribuye en la formación de glóbulos rojos.
  4. Ayuda en la absorción del hierro de los alimentos.
  5. Contiene grandes cantidades de calcio y fósforo.
  6. Entre los minerales que lo componen abunda el yodo, el cual es indispensable para el buen funcionamiento de la glándula tiroides, responsable, entre otras cosas, de nuestro metabolismo.
  7. Contiene vitamina C y compuestos de azufre, considerados potentes antioxidantes que ayudan a bloquear los radicales libres y a prevenir enfermedades. Estupendo expectorante.
  8. Recomendado para las mujeres embarazadas y para los niños, pues contiene folatos, vitamina que contribuye en el desarrollo del tubo neural del feto; y en los niños ayuda a prevenir el desarrollo de deficiencias.

Fuentes consultadas:

Best Kids Garden Book
El huerto casero: manual de agricultura orgánica

Language

Buscar

Social

Get our best articles delivered to your inbox.

  • Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.