Visitando a la Familia


Familia

Visitando a la Familia

Yo he estado viajando a Puerto Rico una vez al año a visitar a mi familia desde que mis hijos eran bebitos. No siempre fué fácil y requirió mucho sacrificio, pero para mí era importante que mis hijos crecieran apreciando mi cultura y mi crianza. Después de todo, ellos son un cincuenta por ciento Puertoriqueños! Cada dos años también viajábamos a Ohio dónde vivían sus otros abuelos para que así también conocieran sus raices griegas.

Pero, cómo hacemos para incorporar los viajes dentro de nuestro presupuesto familiar? Cómo incluimos los viajes, sobre todo, si ambos padres pertenecen a nacionalidades diferentes y hasta de diferentes partes del mundo? Estoy segura que éstas son preguntas comunes para padres expatriados criando niños en éste país.

Claudia Solis, fundadora del sitio web mami en transición, un espacio dedicado a las madres que trabajan fuera de casa, dice, “Los viajes a mi país no es un lujo pero una necesidad, ya que no tenemos ni un solo familiar en Miami (ni tan siquiera un primo!). Tratamos de visitar a nuestra familia por lo menos dos veces al año, así es que incorporamos los gastos para los viajes dentro de nuestro presupuesto anual para la familia.” Solis es de Perú, y su esposo es de España. Cuando planean viajes solo usan una tarjeta de crédito para pagar por los boletos de avión, el hotel, y las atracciones turisticas, por lo menos seis meses antes, y entonces desarrollan un plan de pago mensual. “Así, cuando llega la fecha del viaje, la mayoria del viaje ya está pagado.”

En mi caso, ahora que mis padres están mayores, hemos cambiado la fecha de la visita para el mes de diciembre. Así estamos allá para las fiestas de navidad. Esto quiere decir que para el mes de julio cada año, compramos nuestros boletos de avión. Si esperamos a más tarde, los precios son exhorbitantes. Comprar cuatro boletos de avión puede ser super caro. Imagine una familia más grande! Mientras más temprano haga planes para su viaje, más puede ahorrar.

Para las madres y los padres que acaban de emigrar a éste país y para aquellas que han regresado luego de haber estado acá algun tiempo, y para la familia inmigrante que está un poco más establecida, hay un nuevo blog titulado Mamas por el Mundo.

Co-fundadoras Laura García, una sicóloga española, y Erica Mirochnik, una educadora de Argentina, comparten el valor de viajar a los países de origen. “Hay tres aspectos importantes que influencian a nuestras vidas cuando vayamos de vuelta a nuestro país,” dijo Mirochnik. “Uno es la relación que forjan nuestros hijos con nuestros familiares, las conecciones que se desarrollan y el reconectar con la familia cada vez que visitemos.

Para los adultos, la oportunidad de estar con nuestros seres queridos y la calidad de ese tiempo nos da una infusion de energía que nos renueva y nos ayuda a continuar con nuestra rutina hasta que nos volvamos a encontrar. Y finalmente, el visitar los lugares en los que crecimos y estar con nuestras familias enriquece nuestras vidas.”

Es probable que si la causa de su movida a éste país ha sido por su trabajo o el de su esposo, la compañia para la cual trabajan pague por sus visitas a sus país de origen como parte de su contrato. “Si ese es el caso, las viajes deben ser planeadas con anticipación,” dijo Garcia. “Usar tarjetas de crédito que le ofrezca distancia en millas puede ser efectivo como lo es el inscibirse para promociones para ventas de boletos.   Para familias con niños pequeños, y que no tienen que preocuparse por el calendario escolar, es aconsejable planear los viajes durante bajas temporadas.”

Una opción para las familias grandes es de dividir las visitas. Por ejemplo, la madre y uno de los niños van primero y en otra occasion va a el padre con los otros niños. “Quedarse hospedados en casa de los familiares ayuda con los gastos,” añade Mirochnik.

“Es costoso quedarse en hoteles, pero si esa es la alternativa, hay que seleccionar un hotel cerca de la familia”.

Solis está convencida que lo más importante es la calidad de tiempo que pasamos en familia. “Esa frase en Español “la sangre es sangre,” (blood wins out), es real. Cuando miro a mis hijas divertirse con sus primitos, sus tíos y sus abuelos, y disfrutar de cada momento que pasan en España y en Perú, vale la pena los esfuerzos.”

Yo estoy muy de acuerdo. Un año cuando mis hijos eran más pequeños, mi hermana y yo los mirábamos todos los primitos jugar juntos y cómo se divertian y gozaban. Yo la mire a ella y le dije, “no se han visto en un año y es cómo si hubiesen estado juntos ayer.” Fué un momento inolvidable y validó la importancia de estar con la familia.

“Lo más duro cuando visitamos nuestro país de origen es el decir adios otra vez,” dice Mirochnik. Quizás es mejor despedirse en la casa en vez de que todos se vayan al aeropuerto. “De esa manera se evitan las caras tristes y el estrés para los que se van y los que se quedan.”

-Maritere Rodriguez Bellas, Bilingual Education Contributor

Language

Buscar

Social

Get our best articles delivered to your inbox.

  • Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.